images.jpeg

Sociedades Medicas

Una ventana a la situación de salud en Venezuela

Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, No hay motivos para celebrar el Día del Médico

EL PAÍS ESTÁ EN TERAPIA INTENSIVA

“No podemos hacer una fiesta cuando nuestros pacientes –quienes son nuestro motivo de existir- están muriendo por falta de insumos, por falta de recursos y de dedicación a un compromiso que asumió el Estado y no se ha cumplido”. Con estas palabras ayer el Dr. Jesús Pereira, presidente de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas (RSCMV), dio inicio a la rueda de prensa convocada por los médicos, a fin de fijar posición ante la grave situación que atraviesa el sector salud del país.

Hizo lectura de un breve, pero contundente comunicado, en el que señalaron el deterioro de todo el sector. “Ante esta grave situación estamos ejerciendo un sacerdocio como médicos; las políticas actuales nos impiden el ejercicio de nuestra profesión. No se ha hecho mantenimiento de la estructura hospitalaria existente y el deterioro es crítico, faltan insumos y equipos médicos, y no contamos con las medicinas requeridas. Estamos observando esto en todas las especialidades; aquí no hay nadie que pueda decir que cuenta con los recursos necesarios para su atención”.

Según el Dr. Pereira, esta situación es en todos los estados del país y en todos los estratos sociales; incluso en el interior es mucho más grave que en Caracas. “Nuestro país está en terapia intensiva. Es como cuando le decimos a un familiar ‘el paciente está grave’, pues sí ¡Venezuela está grave!”.

En el comunicado plantearon soluciones reales, para lo cual están solicitando una reunión con el Poder Ejecutivo. “No les podemos decir a nuestros pacientes que esperen a que lleguen las medicinas, se nos están muriendo en las emergencias y, en los artículos 83 y 84 de nuestra constitución queda claro que esto es responsabilidad del Poder Ejecutivo, a través del Ministerio del Poder Popular para la Salud. Estamos dispuestos a buscar juntos soluciones a esta crisis, porque no se trata de ayudar al Estado, se trata de ayudar a la población venezolana a salir de esta crisis humanitaria”.

El Dr. Pereira agregó, “con todo respeto, se pueden activar cualquier cantidad de motores, pero mientras no contemos con la materia prima no será posible tener los medicamentos necesarios. Esto requiere que se cancelen las deudas al sector farmacéutico. Además, hay fármacos que no es posible producir en Venezuela”.

 

Por último, recalcó que si se logra contar con una ayuda humanitaria, aunque no solventaría el problema, sería de gran utilidad mientras se logran resolver las circunstancias económicas. “Alzamos la voz solicitando esto y que una vez se cuente con los medicamentos, estos lleguen a las emergencias y hospitales ¡que no se queden almacenados en ninguna parte!

En definitiva, cuando un tratamiento no funciona hay que cambiar el tratamiento al paciente para no perderlo. Y está demostrado que las políticas de salud hasta ahora no han servido, deben ser cambiadas”, concluyó el Dr. Pereira.

Apoyo de la Academia Nacional de Medicina:

Se están formando médicos “de microondas”

El Dr. Enrique López Loyo, miembro de la Academia Nacional de Medicina, expresó el apoyo a la RSCMV en pronunciamiento. “En los últimos 17 años hemos planteado que ha habido implementación de políticas erradas; pasamos de ministros formados como sanitaristas a individuos tercerizados por la militancia política, que en muchos casos no han tenido formación académica”.

Denunció que se han abandonado programas nacionales como el de vacunación. “Muchos de nuestros niños van para dos años sin ser vacunados y esto es una bomba de tiempo”.

El Dr. López Loyo agregó que en cuanto a formación académica, la fuga de talentos bien preparados en el área de la salud ha significado una gran pérdida durante los últimos 15 años, a lo que se suma la deficiente formación de aquellos que estudian en programas cortos. “La formación en programas de microondas, que se plantearon en principio como médicos de prevención, y en la actualidad están entrando como médicos de práctica en terapia intensiva y cirugía, para lo cual no están preparados, representa una situación de suma gravedad.

El resultado es la muerte progresiva del médico venezolano, la muerte del sistema de sanitario, con un gobierno que quiere que seamos mendigos en todas las áreas, para que el estado nos dé lo que podemos producir por nosotros mismos.

Tenemos un estado en ruinas, un sistema de salud en ruinas. Se mueren los hijos y las madres venezolanas, no contamos con los tratamiento oncológicos de calidad y se adquirieron equipos chatarra, despilfarrando grandes cantidades de dinero. Venezuela es un paciente terminal y en el gobierno no hay alguien que sea capaz de generar una esperanza para salir adelante”, recalcó el Dr. López Loyo. 

Patricia Couto